Ácido hialurónico

Pasados unos años, nuestra piel pierde hidratación, tersura, elasticidad, firmeza, volumen, luminosidad… La pérdida de ácido hialurónico de la piel es una causa fundamental de este envejecimiento. 

La administración cuidadosa de ácido hialurónico permite mejorar estas propiedades, y proporciona a la cara un aspecto más joven y fresco, preservando una imagen natural. En ningún caso buscamos resultados artificiales, como desafortunadamente se ven, y muchos, en la prensa y en la vida real. 

Existen diversos tipos de ácido hialurónico, más o menos densos, que permiten tratar problemas diferentes. No todos los ácidos hialurónicos son iguales, ni de la misma calidad. Nosotros sólo utilizamos productos de calidad y eficacia demostradas científicamente. 

Este tratamiento se administra mediante punciones en diversos puntos de la piel, según el efecto que se desee. Estos pinchazos pueden ser molestos, motivo por el cual la mayor parte de productos que utilizamos incorporan un anestésico local para reducir las molestias. Además, en ciertas situaciones usamos anestésicos en crema previamente, para reducir aún más esas molestias. 

La duración media del ácido hialurónico es variable, en muchos casos entre 6 y 12 meses. 

Ácido hialurónico

Visite también: Tratamiento facial con toxina botulínica